Sacerdote gallego se convierte en ciudadano de República de China

Taipei, abril 14 (CNA) El sacerdote jesuita y médico procedente de España, Andrés Díaz de Rábago, de 100 años de edad, se convirtió formalmente el jueves 13 en un ciudadano de la República de China (Taiwán) por naturalización.

El viceministro del Interior Chiu Chang-yueh y el vicealcalde de Taipei Teng Chia-chi hicieron entrega del certificado de naturalización y una cédula de identidad de la República de China, respectivamente, al Dr. Díaz de Rábago ese mismo día en el Centro Educacional Tien en Taipei.

El destacado sacerdote jesuita, que se naturalizó como ciudadano de la República de China en marzo del año en curso, es el primer extranjero al que se le otorga la nacionalidad en la Ciudad de Taipei debido a sus meritorios servicios de larga data prestados a la comunidad taiwanesa.

Nacido el 3 de octubre de 1917 en Galicia, una comunidad autónoma sita en el noroeste de España, el sacerdote jesuita gallego llegó a Taiwán en 1969 desde Timor Oriental, empezando a desempeñarse como profesor de ética médica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Taiwán a partir del año 1970.

A pesar de su avanzada edad, el Dr. Díaz de Rábago, quien es doctor en medicina y doctor en teología de la Universidad de Madrid, se encuentra en buen estado de salud y visita a los pacientes del referido centro todos los días.

En diciembre del año 2015, el entonces presidente Ma Ying-jeou condecoró al sacerdote jesuita gallego con la Orden de la Estrella Brillante en el Grado de Gran Cordón Violeta en reconocimiento de sus servicios de larga data en materia de educación, caridad y servicios sociales en Taiwán.