LA RESPUESTA DE TAIWÁN, UN EJEMPLO QUE OMITE LA OMS