El Proyecto Industrialización del Bambú en Guatemala ayuda a reconstruir el Tortugario de Hawaii, Santa Rosa

El pasado 28 de junio se celebró la inauguración del tortugario Hawaii, ubicado en la aldea Hawaii, Chiquimulilla, Santa Rosa, el cual fue reconstruido a través del trabajo conjunto de la ONG ARCAS, el Proyecto Industrialización del Bambú de Taiwán, en Guatemala, la Misión de Taiwán y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación –MAGA-.

A este acto inaugural asistieron el Director de la Misión de Taiwán, Ing. Santiago Huang, Directora Ejecutiva de ARCAS, Miriam Monterroso, el Gerente de Proyecto Industrialización del Bambú, el representante del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación -MAGA-, Ing. Enrique Tobar y el Coordinador de CONAP, Sr. Luis Enrique.

El trabajo consistió en la construcción de dos pérgolas de bambú para el área de incubación de huevos de tortuga, el cual tiene como fin ofrecer un espacio para la capacitación técnica y demostración de los usos del bambú, siendo este material amigable con el medio ambiente.

La costa del Pacífico de Guatemala cuenta con un aproximado de 30 tortugarios y según los datos estadísticos del Consejo Nacional de Áreas Protegidas –CONAP- de 1999 a 2008 el tortugario de Haiwaii ha sido uno de los ocho principales centros de protección de tortugas con un total de 50,000 a 60,000 huevos incubados, equivalente a la misma cantidad de tortugas liberadas. Sin embargo, debido a la falta de mantenimiento y reparación, el centro fue perdiendo su infraestructura, lo cual ocasionó un considerable impacto en la producción del tortugario, por tal razón, se utilizó material de bambú para su construcción.

Como resultado de la construcción, se estima que la población de la comunidad se beneficiará en el incremento de turistas que visitan la playa, así mismo se espera que el centro reproduzca y libere un aproximado de 100 a 120 mil tortugas al año. Además, el tortugario servirá como un proyecto modelo para replicarse en otras áreas del litoral del Pacífico, de la misma forma promoverá el material de bambú en construcciones, reduciendo significativamente la tala de manglares, generando un impacto positivo a la flora y fauna de la zona. Este proyecto es resultado de la cooperación técnica entre la República de China (Taiwán) y la República de Guatemala.